DECLARACIÓN

La serie de pinturas llamada Hard Nature, nace de una reflexión sobre el paisaje americano. Me refiero a ese paisaje salvaje y exuberante que siempre ha definido las cualidades de los trópicos. Palabras tales como: profusión, belleza y exotismo abundan en la apreciación más inmediata de dicho entorno. Sin embargo, además de esos adjetivos también me vienen a la mente otros … Algo profundamente caótico, salvaje y voraz que también forma parte del paisaje tropical. Y me pregunto: ¿no determina el entorno una parte fundamental en nosotros?

El paisaje en mi trabajo no solo está formado por la flora y por las correlaciones de dicha flora, o por extrañas relaciones simbióticas, también está formado por la fauna, una fauna tan extraña como la flora: animales imaginados, híbridos de la tierra y del mar que se confunden en un mundo denso y complejo de interacciones y relaciones. Aquellos que a simple vista parecen inofensivos también son seres monstruosos que se metamorfosean entre sí. Y tal vez esta es una de las intenciones más importantes de mi trabajo; lo que parece simplemente “abundante y hermoso”, guarda en su naturaleza algo que también es “salvaje y terrible”. Esa es la esencia de este cosmos plástico visual: denotar la dualidad del paisaje tropical.

La técnica empleada en mi trabajo comienza con las etiquetadoras acrílicas y acrílicas Molotov sobre lienzo y papel. También trabajo con pinceles muy usados, prácticamente inútiles, que son fundamentales para obtener diversas cualidades sobre el lienzo. Al acrílico le agrego crayones de cera, óleos al pastel y tintas diversas.

Mis ojos exploran, piensan e imaginan la vegetación de los trópicos … Y al hacerlo descubren nuevos espacios de nuestra identidad.

Esta inmensa,  fértil
vegetación……. parece
sin fin.
A veces un jardín,
a veces un infierno.
Tropical.

Ana Vanessa Urvina